Con la tecnología de Blogger.

sábado, 11 de marzo de 2017

U$A: Trump y el antifascismo cotidiano más allá de golpear nazis



Mark Bray

Se ha prestado mucha atención al vengador anónimo que golpeó al lider supremacista blanco de la alt-right (derecha alternativa) Richard Spencer en la protesta durante la toma de posesión de Trump  en Washington DC, y con buenos motivos. Sin embargo, el golpe que se escuchó en todo internet estaba lejos de ser la única acción antifascista llevada a cabo en Washington DC ese fin de semana.

Con el fin de desarrollar una amplia agenda anti-fascista dirigida a arrancar esta mala hierba de raíz, no debemos pasar por alto los ejemplos aparentemente más corrientes, incluso triviales, de lo que yo llamo antifascismo cotidiano, que se basa en desarrollar una perspectiva que pueda contener la marea de intolerancia desatada por "el trumpismo cotidiano".


Fascismo cotidiano

Si queremos promover el antifascismo cotidiano, primero debemos tener claro qué es el fascismo cotidiano (lo cierto es que puede tomar muchas formas), y quiénes son los fascistas cotidianos. A pesar de que la alt-right hace mucho ruido, quienes se identifican con esa nueva etiqueta son más bien pocos.

Sin embargo, cuando Trump ascendió al poder, sus ideas se filtraron mediante una campaña para encender los instintos reaccionarios entre muchos estadounidenses blancos que se sienten ignorados por la pérdida de su "lugar bajo el sol". Un país que imaginaban que permanecería blanco, cristiano, patriarcal y heteronormativo con una eterna economía de manufactura  se está rápidamente desvaneciendo.

En este contexto, Spencer y la alt-right se han servido de Trump como buque insignia de su movimiento para hacer retroceder los avances (aunque incompletos) que los movimientos sociales estadounidenses han conseguido al convertir en tabú social las manifestaciones explícitas de racismo, sexismo y otros comportamientos opresivos. Tabús que ahora son descartados como "corrección política".

Esto ha tomado distintas formas, desde Trump y sus partidarios desestimando los fanfarroneos en los que se jactaba de un asalto sexual como meras "conversaciones de chicos"  hasta su desdén por los Convenios de Ginebra y la oposición a la tortura en general, desde etiquetar a los inmigrantes mexicanos como violadores, a su indignación por ser nombrado por la revista Time "persona del año" en lugar de "hombre del año".

Gran parte de la popularidad de Trump derivó del alivio que muchos estadounidenses sentían al escuchar a alguien en una posición incuestionable de autoridad y prestigio decir las mismas cosas que habían estado pensando durante años, pero que se consideraban demasiado tabú por la sociedad como para pronunciarlas o ponerlas en práctica. Especialmente después de la elección de Trump, la fuerza de ese tabú se ha dañado, registrándose más de 867 "casos de acoso o intimidación de odio" en de los primeros diez días después de la elección.

Cuando pensamos en fascistas cotidianos, hay que tener en cuenta que los regímenes fascistas del pasado no podrían haber sobrevivido sin una capa de amplio apoyo social. Con los años, la investigación histórica ha demostrado que el proceso de demonizar a los marginados requiere el privilegio de los favorecidos, haciendo a muchos de ellos aliados explícitos o implícitos de Mussolini, Hitler y otros líderes.

El fascismo requiere para el desarrollo de su hiper-nacionalismo el apoyo social a la destrucción de normas "artificiales" y "burguesas" tales como los "derechos del hombre", por ello en la actualidad hay que estar alerta a la campaña en curso de deslegitimización de las normas éticas y políticas que tenemos a nuestra disposición para responder. Esto es evidente en muchos de los argumentos de la extrema derecha, pero me pareció útil la articulación de la misma que se encuentra en el comienzo de un artículo de uno de los  típicos asquerosos blogs de la alt-right:
«Una de las mejores cosas de la gloriosa, GLORIOSA victoria electoral de Donald Trump es como se probó que todas las principales difamaciones que los SJWs [Guerreros de la Justicia Social] y "periodistas" lanzan a las personas desinformadas —sexista, racista, islamófobo, etc— han perdido la mayor parte de su poder. Después de todo, Trump fue agredido constantemente con estos insultos durante la campaña presidencial, incluso por los medios de comunicación "respetables", y aún así terminó superando Hillary Clinton decisivamente. Es cuestión de tiempo , porque las incesantes acusaciones de racismo y sexismo  no sólo han ido perdiendo impacto, también se han convertido básicamente en veneno intelectual.»

Después de la victoria de Trump, tenemos una mezcla peligrosa de conservadores convencionales que no quieren parecer racistas y "realistas raciales" de la alt-right que acusan a la "izquierda" de usar desproporcionadamente un término que hoy carece de sentido —en otras palabras, ya nadie es racista (¿o ahora todos somos racistas?). Hay una diferencia importante entre el paradigma anterior, donde la izquierda acusó a la derecha de ser racista, y la derecha acusó a la izquierda de ser los verdaderos racistas porque se centraban tanto en lo racial, y un paradigma de desarrollo, donde la alt-right y estos han influido en tratar de debilitar la fuerza que tiene la acusación.

Los fascistas cotidianos son los ardientes partidarios de Trump que "dicen las cosas como son" tratando activamente de desmantelar los tabúes contra la opresión para los que los movimientos por el feminismo, la liberación negra, la liberación queer y otros han dado su sudor, sus lágrimas y con demasiada frecuencia, su sangre, estableciendo, como es sabido, chapuceros y demasiado fácilmente manipulables baluartes contra el fascismo abierto.

Estas normas sociales son constantemente cuestionadas y, lamentablemente, están sujetas a la re-significación en direcciones opresivas, como cuando George W. Bush vendió la guerra en Afganistán como una cruzada por los derechos de las mujeres. Sin embargo, el hecho de que los políticos hayan sentido la necesidad de participar en los campos que la resistencia popular ha establecido significa que fueron permeables a los ataques políticos sobre bases que al menos tácitamente reconocían. Sin embargo, una de las principales preocupaciones de Trump y de la alt-right es que esperan vaciar esas cuestiones de significado.

Los progres tienden a examinar las cuestiones de sexismo o racismo en términos de creencias o lo que está "en el corazón de cada uno". Lo que a menudo se pasa por alto en tales conversaciones es que lo que uno realmente cree es a veces mucho menos importante que lo que las limitaciones sociales permiten a esa persona articular o desarrollar. Este asunto está en el centro de las cuestión del progreso o regresión social y sus contornos se establecen a través de redes aparentemente infinitas de interacciones humanas que componen nuestra sociedad.

Aunque siempre hay que tener cuidado al tratar de dibujar grandes grupos de personas con brocha gorda, es evidente que los ardientes partidarios de Trump votaron por su candidato, ya sea a causa o a pesar de su misoginia, racismo, desprecio por personas discpacitadas, islamofobia y otros muchos rasgos odiosos. Cuando en el cenit de la campaña presidencial "Americanos por una Vía Mejor" envió cartas a cinco mezquitas en California llamando a los musulmanes "un pueblo vil y sucio" y amenazando con el genocidio, podemos ver cómo los fundamentos básicos del fascismo cotidiano envalentonan a quienes intentan aterrorizar a las personas marginanadas.

Anti-fascismo cotidiano

Cuando los izquierdistas piensan en antifascismo tienden a centrarse en los movimientos alrededor de los muchos grupos de acción antifascista popularmente abreviados como "antifa". Estos sin duda juegan en todo el mundo un papel tremendamente importante en la resistencia a la extrema derecha y la protección de los vulnerables. Aquí, sin embargo, me interesan las formas más sutiles de antifascismo cotidiano que privan a la extrema derecha de sus bases de apoyo en la opinión popular. Para entender lo que quiero decir con antifascismo cotidiano, primero echemos un vistazo a lo que yo llamo una perspectiva antifascista que proporciona su fundamento.

En su núcleo, la política antifascista consiste en impedir que los fascistas tengan una plataforma para promover sus políticas en la sociedad. Esto se puede hacer enfrentándolos físicamente cuando realizan convocatorias públicas, presionando para cancelar sus eventos, cerrando sus sitios web, robando sus periódicos, etc. En el corazón del ethos antifascista está el rechazo a la clásica idea progre adoptada de Voltaire de que "desapruebo lo que usted dice, pero defenderé hasta la la muerte su derecho de decirlo." Después de Auschwitz y Treblinka, los antifascistas se comprometieron a luchar hasta la muerte para pisotear el derecho de los nazis a decir lo que sea.

En teoría, el liberalismo estadounidense es alérgico a la noción de "discriminación" contra cualquier persona basada en sus opciones políticas, y considera al gobierno como árbitro de un juego al que todas las tendencias políticas están invitados a jugar (a pesar de la inexactitud empírica de este sueño). A menos que rompan la ley, los nazis pueden ser nazis. Esa es sólo su "opinión", que es tan legítima como cualquier otra en un imaginario mercado libre de ideologías. Por el contrario, el antifascismo es manifiestamente político en su determinación de negar la legitimidad de las opiniones nazis y tomar en serio las ramificaciones que tales opiniones pueden tener y tienen en el mundo que nos rodea.

Una perspectiva antifascista aplica esta lógica a cualquier tipo de interacción con los fascistas. Se niega a aceptar la peligrosa idea de que la homofobia es sólo una "opinión" personal que se tiene derecho a mantener. Rehúsa aceptar la oposición a "Black Lives Matter" que argumenta que es un simple desacuerdo político. Una perspectiva antifascista no tolera la "intolerancia". No "aceptará estar en desacuerdo". Para aquellos que sostienen que esto no nos haría mejores que los nazis, debemos señalar que nuestra crítica no es contra la violencia, la discriminación o el boicot de las charlas en abstracto, sino contra quienes lo hacen al servicio de la supremacía blanca, del hetero-patriarcado, de la opresión de clase y del genocidio. No es una cuestión táctica, sino política.

Si el objetivo de la política antifascista normal es lograr que los nazis no puedan mostrarse en público sin oposición, entonces el objetivo del antifascismo cotidiano es aumentar el costo social del comportamiento opresivo a tal punto que los que lo promueven no vean otra opción que ocultar sus opiniones. Ciertamente este objetivo no se había logrado por completo antes del ascenso de Trump, pero su elección y el crecimiento de alt-right (al menos en la web) ha hecho esta tarea aún más apremiante.

La perspectiva antifascista se puso en acción de muchas maneras en las protestas durante la toma de posesión: desde el ejemplo más visible de pegar a Richard Spencer, pasando por quemar las gorras de béisbol de Trump de los asistentes al evento "Deploraball" de la alt-right, a encararse a los partidarios de Trump en la Marcha de las Mujeres. Dos pancartas que vi en la Marcha de las Mujeres encarnan esta perspectiva. Decían: "Hagamos que los racistas tengan miedo de nuevo" y "Hagamos que los violadores tengan miedo de nuevo". Estos lemas señalan el hecho de que, aunque idealmente podamos convencer a todos los racistas y violadores de cambiar sus maneras, la tarea apremiante para la protección de las personas vulnerables es: hagamos que se lo piensen dos veces antes de actuar.

Para aclarar, sin duda estoy de acuerdo en que el cambio de corazones y mentes es ideal y que puede suceder. Un ejemplo llamativo ocurrió con el caso de Derek Black, hijo del fundador del portal Nazionale Stormfront, que renegó de la supremacía blanca gracias a conversaciones con amigos del New College of Florida.

Pero aparte de la rareza de esta evolución, debe recordarse un punto: que las ideas supremacistas de White Derek Black y las ideas antirracistas de los estudiantes del New College no se encontraron en igualdad de condiciones. Derek Black estaba avergonzado de ser un neonazi y ese hecho salió a la luz solamente cuando otros lo hicieron público. ¿Por qué estaba avergonzado? Debido a que el nazismo ha sido tan completamente desacreditado que se sentía como que era una pequeña minoría en desacuerdo con todo el mundo a su alrededor.

En otras palabras, los movimientos antirracistas del pasado construyeron el alto costo social que suponía la perspectiva supremacista blanca de Black, allanado así el camino para que se abriera a una visión antirracista. Los corazones y las mentes nunca se cambian en el vacío; son productos de los mundos que los rodean y de las estructuras de discurso que les dan sentido.

Cada vez que alguien actúa contra un fanático transfóbico y racista —desde desafiarlos a boicotear su negocio, a avergonzarlos por sus creencias opresivas, a poner fin a una amistad a menos que rectifique— ponen en práctica una perspectiva antifascista que contribuye a un anti-fascismo cotidiano más amplio necesario para apoyar la corriente contra el alt-right, Trump y sus leales partidarios. Nuestro objetivo debe ser que, los que votaron por Trump se sientan demasiado incómodos como para reconocerlo en público dentro de 20 años.

Es posible que no siempre podamos cambiar las creencias de alguien, pero con seguridad podemos hacer que sea políticamente, socialmente, económicamente y a veces físicamente costoso articularlas.

[Tomado de http://alasbarricadas.org/noticias/node/38083.]


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos interesa el debate, la confrontación de ideas y el disenso. Pero si tu comentario es sólo para descalificaciones sin argumentos, o mentiras falaces, no será publicado. Hay muchos sitios del gobierno venezolano donde gustosa y rápidamente publican ese tipo de comunicaciones.

Ser gobernado es...

Charla: El Anarquismo en América Latina

Seguidores

Etiquetas

@kRata (comic) `Sabino Romero 10deLuluncoto 18 años El Libertario 1º de Mayo 27 de febrero 4 de febrero Aana Wainjirawa abajo los muros de las prisiones Abdicación del rey de España abolicionismo Aborto abstencion Abstención abstención electoral abuso militar en Venezuela abuso policial abuso sexual niños Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat acampada Acampadas acción directa anarquista Acción Directa Autogestiva Accion directa no violenta Acción Ecológica Acción Libertaria actividades activismo actualidad del anarquismo Acuerdo Venezuela China adecos chavistas agresiones en Venezuela agresiones a sindicalistas en Venezuela agroecología Agustín García Calvo Alan Furth Alan Moore Albert Camus Alberto Acosta Alcedo Mora Alejandro Álvarez Alentuy Alexander Luzardo Alfonso "el Set@" Alfredo Bonanno Alfredo Vallota Alí Moshiri Alí Primera Alí Rodríguez Araque alternativa Alternativa Antimilitarista Alto costo de la vida Alvaro García Linera Amador Fernández-Savater América Latina Américo Alejandro Balbuena Aministía Internacional Amnistía Internacional Amnistía Internacional Venezuela Amor amor libre Amor y Rabia análisis análisis anarquista sobre Venezuela análisis asamblea nacional análisis conflicto con Colombia análisis de izquierda Venezuela análisis de la revolución bolivariana análisis económico análisis reformas en Cuba análisis sobre Venezuela anarchico anarchism anarchism kurdistan anarchism venezuela anarcofeminismo anarcopunk venezuela anarquismo a la venezolana anarquismo básico anarquismo caracas Anarquismo en América Latina anarquismo en Argentina anarquismo en barquisimeto anarquismo en Francia Anarquismo en México anarquismo en Perú anarquismo en rusia anarquismo en Uruguay Anarquismo en Venezuela Anarquismo es movimiento anarquismo hoy anarquismo ilegalista Anarquismo social anarquismo suiza anarquismo venezuela anarquismo vs. Estado anarquismo y cárceles anarquismo y comunicación anarquismo y derecho anarquismo y ecología anarquismo y educación anarquismo y literatura anarquismo y luchas sociales anarquismo y marxismo anarquismo y nacionalismo anarquismo y planificación urbana Anarquismo y política Anarquismo y Postestructuralismo anarquismo y religión anarquismo y violencia anarquismo zulia anarquistas anarquistas caracas Anarquistas contra el muro anarquistas de Alemania anarquistas de Brasil anarquistas de Chile anarquistas de Cuba anarquistas de México Anarquistas de Temuco anarquistas de Turquía anarquistas en Bolivia anarquistas en Colombia anarquistas en Costa Rica anarquistas en Cuba anarquistas en El Salvador anarquistas en Paraguay anarquistas en Venezuela anarquistas presos anarquistas solidarios con los yukpa anarquistas ucv anarquistas y prisiones Andreas Speck Ángel Cappelletti anonymous venezuela antiimperialismo antimilitarismo antimilitarismo anarquista Antonio Ledezma Antonio Pasquali Antonio Serrano antropología Antulio Rosales Anzoátegui apagones apoyo a El Libertario apoyo internacional al chavismo apoyo internacional al madurismo APPO Archivo Histórico del Anarquismo en Venezuela armamentismo Armando Chaguaceda Armando Guerra Armando Investiga Armando la Resistencia arte callejero arte y anarquismo artistas asesinato de estudiantes asesinatos de manifestantes Asier Guridi Asilo y refugio ataques contra defensores de derechos humanos ataques contra defensores de derechos humanos en Venezuela ataques contra el movimiento anarquista ataques contra el movimiento popular en Venezuela ataques libertad de expresión autodefensa autogestion autogestión Autonomía autonomía de los movimientos sociales autonomía universitaria autoritarismo burocratico en Cuba Barquisimeto Bernhard Heidbreder biblioteca anarquista bicentenario bakunin bicicletas biciescuela urbana bienes comunes brutalidad policial Buenaventura Durruti Buenos Aires calentamiento global Cambiar el mundo sin tomar el poder Cambio Climático cambio social Campaña contra la Criminalización del Anarquismo capitalismo y medio ambiente caracas Carlos Crespo Carlos Crespo Flores Carmen García Guadilla Casa de la Mujer "Juana la Avanzadora" de Maracay Casa de la Mujer Juana la Avanzadora de Maracay Centro de Derechos Humanos UCAB chavismo y religiosidad popular chile ciberactivismo ciclismo urbano ciclo guerrilla urbana ciencia y tecnología en Venezuela Civetchi CNT Coalicion Anarquista y Libertaria de Porto Alegre Coalición Venezolana de Organizaciones LGBTI Colombia comercio de armas comic comics comida vegetariana Comitê Popular da Copa 2014 Comites de Defensa de la Revolución compra de armas concretera caracas concretera de chuao Concretera la carlota conflicto universitario conflicto yukpa consecuencias ambientales explotación petrolera en Venezuela contaminación ambiental contaminación PDVSA Cooperativismo cooptación de movimientos sociales cooptación medios alternativos Venezuela CORPOELEC Correo A coyuntura mexicana 2012 coyuntura venezolana 2010 coyuntura venezolana 2012 coyuntura venezolana 2013 coyuntura venezolana 2014 coyuntura venezolana 2015 coyuntura venezolana 2016 criminalización de la protesta en Colombia criminalización de la protesta en Venezuela Criminalización de los pueblos indígenas crisis agropecuaria en Venezuela crisis económica en Venezuela crisis economica venezuela crítica anarquista al marxismo crítica de izquierda al chavismo críticas de izquierda al madurismo críticas revolucionarias a Rafael Ramírez Cuba Libertaria Cuba Libertaria 22 Daniel Ortega Daniel Pinos deforestación delimitación de tierras indígenas demarcación de territorios indígenas demarcación de tierras en Venezuela deporte y anarquia deporte y capitalismo derecho a la manifestación derecho a la protesta desabastecimiento desaparecidos en Argentina desaparecidos en México desaparecidos en Venezuela desarrollo científico-tecnológico desencanto en el chavismo despidos injustificados detenciones difusión anarquista Douglas Bravo ecologismo ecologismo en Venezuela economía educación en Venezuela Ejército Venezolano Eliseo Reclus Emma Goldman endeudamiento Enfermedad Hugo Chávez equidad de género en Venezuela Erick Benítez Escritos de Domingo Alberto Rangel Espacio Público Estado y corrupción en Venezuela Estado y economía en Venezuela Esteban Emilio Mosonyi ética y práctica médica Europa Eva Golinger Evo Morales extractivismo EZLN falso socialismo Fanzine Exilio Interior FARC fascismo Federación Anarquista Centroamericana y Caribeña Federación Anarquista Centroamericana y del Caribe Federación Anarquista de México Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) Felipe Pérez Martí Feria del libro anarquista Feria del Libro Independiente y Autogestionario Ferrominera Ferrominera Orinoco FIFA Filosofía Filosofía en la Ciudad Francisco Flaco Prada Frente Clasista Argimiro Gabaldón futbol brasil Gadafi Galsic Género Genocidio GLBIT Global Voices globalizacion en Venezuela golpe de Estado en Venezuela Grupo de Estudio y Trabajo Jesús Alberto Márquez Finol Guardia Nacional Bolivariana Guardianas de Chávez Gustavo Godoy Gustavo Rodríguez hacktivismo Heinz Dieterich Henrique Capriles hiperinflación Historia de Venezuela historia del anarquismo homicidios Homofobia Humano Derecho Humberto Decarli Humberto Márquez Humor ilustraciones imágen El Libertario indigenas ecuador indígenas en Argentina indígenas en Bolivia indígenas en Brasil indígenas en México indígenas en Perú indigenas en venezuela indígenas en Venezuela indígenas presos en Venezuela Indígenas Venezuela indìgenas y revolución bolivariana individualismo y anarquismo industria forestal en Chile industria petrolera inflación en Venezuela informática libertaria Informe situación indígenas en Venezuela Inseguridad Ciudadana en Venezuela Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela Irak Iris Varela Isbel Díaz Torres Israel izquierda antiautoritaria en Cuba izquierda antichavista izquierda en Venezuela James C. Scott Javier Gárate John Holloway Jorell Meléndez Jorge Videla jornadas de diversidad sexual Jornadas Magonistas Jose Manuel Delmoral Jose María Korta José María Korta José Quintero Weir José Rafael López Padrino Juan Carlos La Rosa la Justicia y los Derechos Humanos Laura Vicente LEEME CARACAS legado del chavismo Lexys Rendón Ley Antiterrorista Liber Forti Líber Forti liberacion animal liberación animal liberación humana libertad a los presos anarquistas libertad Bernhard Heidbreder libertad de expresión libertad de expresión en Venezuela libertad para detenidos en Lulea los Salarios y los Sindicatos lucha indígena en Colombia lucha indígena en Venezuela lucha revolucionaria lucha socio-ambiental luchas ambientales Venezuela luchas de los pueblos indígenas luchas de los trabajadores luchas de los trabajadores Venezuela luchas de mujeres luchas estudiantiles luchas indígenas en Venezuela luchas obreras luchas populares en Venezuela luciano pitronello Luis Carlos Díaz Luis Fuenmayor Toro Luis Rafael Escobar Ugas Luis Reyes Reyes Madres de Plaza de Mayo Madrid madurismo maestros manifestaciones manifestaciones en Venezuela manipulación mediática manipulación religiosa Manuales Manuel Castells Marc Saint-Upéry Marcela Masperó Marea Socialista María Esperanza Hermida Mario Antonio López mario gonzalez masa crítica Masacre de Cantaura Masacre de El Amparo Masacre de Haximú Masacre de Loma de León Masacre de Monte Oscuro masacre de San Vicente Masacre de Uribana medio ambiente medios comunitarios y alternativos de Venezuela medios de transporte alternativos megaminería Mercosur Mérida Mijaíl Martínez minería mineria en Venezuela minería en Venezuela Misiones Sociales MOC movilizacion en la planta muerte de neonatos en Venezuela mujeres anarquistas Mujeres Libres Mundial de Fútbol 2014 narcotráfico neoliberalismo Nicaragua nicolas maduro Nicolás Maduro Niñas y Adolescentes no a la concretera no a la extradicion de Bernhard Heidbreder no a las corridas de toros Nu-Sol objeción de conciencia Observatorio Venezolano de Conflictividad Social Occupy Wall Street Octavio Alberola organizacion nelson garrido Organización Nelson Garrido Origen de las Fuerzas Armadas en Venezuela Orlando Chirino Pablo Hernández Parra Paquete económico paramilitarismo paro universitario Parque Verde La Carlota patriarcado patriotismo Pedro Pablo Peñaloza Pelao Carvallo pelea de almohadas periódico anarquista Periódico Apoyo Mutuo periodico Bandera Negra periódico CNT Periódico El Amanecer Periódico El Libertario periódicos petróleo venezolano Picnic urbano poder y política en Latinoamérica poder y política en Venezuela poesía libertaria polarización en Venezuela Policía Nacional Bolivariana policías corruptos en Venezuela práctica anarquista prensa anarquista preso anarquista presos anarquistas presos políticos en Venezuela prision venezuela prisiones en venezuela proceso bolivariano producción agrícola protesta creativa protesta pacífica protestas contra el Mundial 2014 protestas en venezuela proyecto de reforma de la Ley de Conscripción y Alistamiento Militar pueblos originarios pugnas internas del chavismo Punk Latinoamericano punk veneziuela Quiteria Franco Rafael Ramírez Rafael Uzcátegui Raisa Urribarri Ramón Álvarez Ramón Carrizales Ramón Rodríguez Chacín Raúl Zibechi rebelion en venezuela recursos Red Latinoamericana Antimilitarista red Observatorio Crítico Red por los Derechos Humanos de Niños Red Protagónica Observatorio Crítico (OC) de la Revolución Cubana Regeneración Radio relaciones Cuba-EE.UU. relaciones de Venezuela con China relaciones de Venezuela con Colombia relaciones de Venezuela con Cuba relaciones de Venezuela con U$A relaciones entre la banca y chávez represión represión antianarquista represión en Colombia Represión en Cuba represion en Venezuela represión en Venezuela represión policial represion policial en Venezuela Repsol YPF resistencia indígena resistencia venezuela revista AL MARGEN revolución bolivariana Revolución ciudadana robert serra Roberto Yépez Rodolfo Montes de Oca Rodolfo Rico Roger Cordero Lara Rubén González Rubèn González Rusia Sacudón salario en venezuela salario mínimo en Venezuela San Cristóbal sanciones sancocho Santiago de Chile secuestro seguridad industrial semana pro presos anarquistas 2014 Servicio Militar Obligatorio sexismo sexualidad libre sicariato Sidor Sierra de Perijá Simón Rodríguez Porras sindicalismo situación agraria latinoamericana situación de la salud situación de los trabajadores en Venezuela situación del periodismo en Venezuela situación del sindicalismo en Argentina situación del sindicalismo en Venezuela situación político-social en Brasil situación político-social en la península ibérica situación político-social mexicana situación venezolana situation in Venezuela 2014 soberanía alimentaria en Venezuela Soberanía energética bolivariana Sociedad Homo et Natura Sociedad Homoetnatura Sofía Comuniello Sofía Esteves software libre solidaridad con Cuba Subcomandante Marcos Taller Libertario Alfredo López Tamoa Calzadilla Tarek William Saab tercerización en Venezuela terrorismo terrorismo cotidiano terrorismo de Estado en Colombia Testimonio represión Testimonios de la revolución cubana Todo por Hacer toma yukpa del TSJ Tomás Ibáñez torturas en Venezuela totalitarismo Trabajadores de la Chrysler trabajadores del Estado trabajadores en Argentina Transexuales Transfobia Transformando información en acción transición transnacionales chinas Transparencia Venezuela Transportes Camila Trasnacionales Tribunal Supremo de Justicia turquia Turquía tweets anarquistas Twitter UBV UCV ULA UNETE UNEY universidad central de venezuela Uribana Uruguay utopía Valles del Tuy Vaticano vegetarianismo Venevisión venezuela Venezuela bolivariana Venezuela protests in February 2014 Víctor Muñoz vidas anarquistas viento sin fronteras vigilia frente al TSJ violaciones a los derechos humanos violencia contra la mujer violencia contra niños Vivienda Vladimir Aguilar Williams Sanguino Wladimir Pérez Yaracuy Yendri Sánchez Zaida García Zapatistas Zara zona temporalmente autónoma Zulia