Con la tecnología de Blogger.

lunes, 17 de abril de 2017

Ubicación ideológica del chavomadurismo



Humberto Decarli

Tratar de ubicar ideológicamente al movimiento conocido en Venezuela como chavismo no es fácil porque se trata de un sincretismo político alcanzado mediante reducciones al absurdo y mezclando segmentos imposibles de unir pero agregados arbitrariamente para justificar argumentos inalcanzables. La complejidad de la definición se traduce en interpretar cómo unir el nacionalismo populista, el nasserismo-peronismo, el neofascismo, el marxismo-leninismo, la religiosidad popular, el militarismo, el castro-guevarismo y el bolivarianismo más rígido, segmentos conformantes de este cuerpo programático. 

LA BASE DEL NACIONALISMO: LA PATRIA

El fundamento del nacionalismo preconizado por los populistas venezolanos reside en la definición de patria, la cual podría entenderse como una entidad afectiva, cultural o étnica de un conglomerado humano habitando en un espacio físico determinado con una historia común. Es el lugar de mis padres correspondiendo al patriarcado existente en muchas sociedades pero podría decirse matria si se apela a la madre. También se emplea para diferenciar la colonia de su metrópolis, la “madre patria”, como se utiliza en el manejo de la historia tradicional. El problema es que este concepto puede ser la premisa esencial para crear una identidad nacional capaz de generar sentimientos de grandeza culminados en una sensación de suficiencia y arrogancia. Ese forjamiento se expresa en una postura de superioridad, semilla de cualquier actitud racista, vale decir, en una consideración de arribismo frente a los demás prescindiendo de la diversidad. Ese criterio es extremadamente peligroso porque genera una actitud de seguridad apta para ejercer la intolerancia ante otras nacionalidades, grupos étnicos o culturales. No está demás rememorar la idea del filósofo británico Samuel Johnson, quien estimaba a la patria como el último reducto de los imbéciles, manifestado a través del guionista Arthur C. Clark en la película Patrulla infernal o Senderos de gloria, del director Stanley Kubrick, en la escena proyectada de un diálogo entre un alto oficial militar y uno de menor rango quien murmuraba “la patria es el lugar de los canallas”.

El patrioterismo es una orientación de la patria y se desborda promoviendo el chauvinismo e incluso la xenofobia. Además, puede servir para cohesionar a un grupo concreto frente a la ausencia de elementos unificadores y de esa manera tener un sustrato mínimo para conformar una entidad nacional.    Este sentimiento de patria ha sido usado por diferentes tipos ideológicos como el peronismo, el nasserismo, el nacional socialismo, el fascismo y el neofascismo, el estalinismo y el castrismo. Constituye el hilo esencial de su existencia y se ha mezclado en muchos casos con el populismo generando ideas delirantes y dogmáticas en poblaciones para llegar a la violencia a fin de imponer sus posiciones. Las tesis chavistas hacen del concepto de patria un eje fundamental de sus coordenadas. Es reiterativa su pronunciación abocándose a un instrumento sustancial de sus ideas. Lo vinculan con la fundación del país en un alarde de identificación con la grandeza épica del inicio de Venezuela.

EL POPULISMO NACIONAL-MILITARISTA

El populismo tiene varias acepciones pero aquí lo vamos a usar como el cuerpo teórico político mediante el cual se reivindica al pueblo, a los de abajo, pero sin modificar la estructura de dominación mediante reformas atractivas y estridentes pero sin efectos de igualdad ni libertad. El mencionado nacionalismo se ha fusionado con el populismo para configurar una alianza con efectos serios en muchos pueblos. Las proposiciones populistas así lo indican porque el nazismo tenía como eje la raza aria, desempolvando tesis de Gobineau y Chamberlain de superioridad racial, y la identidad germana, Estado de relativa y reciente creación pues se formó como ente tedesco en el siglo XIX.

Adicionalmente se incorpora el militarismo como agente de la estructuración de una concepción totalitaria. Por militarismo se entiende la postura doctrinal y la práctica política que estima necesaria y conveniente el predominio del sector castrense dentro de la sociedad en un momento determinado. Este fenómeno se ha hecho presente, con cierta asiduidad, en el mundo moderno. Son múltiples los ejemplos y las formas o variantes mediante los cuales se expresa esta tendencia: desde el nazismo-fascismo hasta el estalinismo en sus fachadas más puras, pasando por el peronismo, el nasserismo, las fusiones cívico-militares asiáticas y las contemporáneas, teniendo especial referencia las latinoamericanas. El militarismo ha existido desde tiempos antiguos. Un ejemplo es la severa concepción erigida por los griegos, en especial los espartanos. El mundo romano tuvo un alto componente castrense, al igual que la invasión efectuada por Gengis Khan hacia China (1211) y gran parte de Asia. Fue rememorado por Tamerlán al estatuir en Samarkanda su imperio (1370) y por las invasiones de los pueblos denominados bárbaros. Estuvo presente en las guerras hacia el Medio Oriente, conocidas como las Cruzadas, empleadas para establecer un puente para el comercio hacia China y la India. Las Cruzadas también fue una manera de combatir la hambruna europea de la época con el justificativo religioso que sí se evidenció en las internas europeas como la liquidación de la disidencia cristiana de Lituania y a la supresión de los cátaros.

Un aspecto clave para entender el equilibrio democrático de una sociedad reside en su nivel de militarismo. La manera en que las Fuerzas Armadas administran la violencia estatal es un indicador de su cultura democrática. Quienes argumentan la necesidad de construir novedosas formas de autogobierno, también afirman la pertinencia acerca de un mayor control social de los uniformados.  La presencia castrense en los gobiernos ha variado de acuerdo a cada contexto histórico. En la Guerra Fría, por ejemplo, los norteamericanos apostaron a la participación de los uniformados en América Latina, no siendo accidental el apoyo a los Somoza, Stroessner, Trujillo, Pinochet, Videla, Ríos Montt, Pérez Jiménez, Odría, Rojas Pinilla, Baptista y Duvalier. A pesar de su condición de violadores de los derechos humanos, respondían a los intereses del Pentágono en su denominado “patio trasero” frente a su potencia rival del momento, la Unión Soviética. La gobernabilidad se sustentó en las bayonetas, empuñadas por organizaciones castrenses formadas en Washington. La violencia y la represión fueron directas, palpándose crudamente con los desaparecidos, torturados, detenidos y asesinados, amén del estado de tensión y terror respirado por nuestras sociedades.

La guerra santa librada por Mahoma, luego de su Hégira hacia Medina (624), contra los pueblos infieles ocupantes de la península arábiga -posteriormente convertidos al Islam- desembocó en un imperio gigantesco. Las confrontaciones europeas en el medioevo y en la alborada de la revolución industrial, regularizadas por la Paz de Weffalia, son igualmente expresiones de una ideología delirante fundada en la fuerza. De la misma manera, el fascismo italiano concentró estas ideas para generar una identidad a otra nación creada no muy lejanamente porque con la unificación de Garibaldi comenzó en el siglo diecinueve la creación de un nuevo Estado nacional. En ambos caso, el alemán y el italiano se comprenden como iniciativas para crear cohesión. Gamal Abdel Nasser logra asir el término patria para aplicarlo al universo aràbigo, fraccionado a raíz de la intervención europea cuando desplazó al imperio otomano, materializado en el tratado Sykes-Picot, mediante el cual Francia y el Reino Unido se repartieron la región, y pretender la creación de una unidad a partir del empleo del idioma árabe como fuente de fusión. Fue el denominado panarabismo. Demás está hacer notar que el nasserismo se ejerció mediante el partido único, la intolerancia y una versión oficial del islam y a fin de cuentas no logró la quimera perseguida.

En América Latina tuvo su punto de partida con el liderazgo de Juan Domingo Perón en la Argentina. Este militar poseía el carisma necesario para, junto con su pareja Eva Perón, cautivar a los “descamisados” y obtener un apoyo multitudinario. Se basó en las 62 organizaciones, federación sindical mafiosa que le sirvió de plataforma organizacional y las fuerzas armadas como elemento indispensable de la conducción de la sociedad. Convirtió a la Argentina, de un país con un mayor P.I.B. que Canadá al término de la segunda guerra mundial, en una nación miserable al despilfarrar el excedente financiero generado por la exportación de trigo y carne de res. Ulteriormente generó muchas influencias en las fuerzas armadas de la región. Esto se vio consolidado con los gobiernos y liderazgos de Velasco Alvarado en Perú, Juan José Torres en Bolivia y Omar Torrijos en Panamá. Regímenes con apoyo popular y un despotismo a todas luces, enarbolando el nacionalismo como una diadema frente a la hegemonía americana en el hemisferio.En los actuales momentos la influencia del militarismo se expresa de otra manera. Los ejércitos se han transformado en cuadros administrativos del ejecutivo, siendo la totalidad del sistema educativo influenciado por su instrucción. La justicia castrense es dinosáurica, como en el pasado, pero ahora interfiere en la jurisdicción civil estando los valores del mundo prusiano en boga. No existe la necesidad de una persecución grosera de los disidentes, por lo que su aplastamiento se realiza por otros métodos.

Una de los cauces del autoritarismo es la fementida unión cívico-militar, cuyas muestras en la historia se presentó con la mal llamada revolución de octubre, la asonada de los adecos y militares defenestrando a Medina Angarita; la coexistencia entre la gente y los milicos en el derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958; y ahora con el período chavista. Todos tienen un común denominador: terminaron en despotismo. En los actuales momentos la influencia del militarismo se expresa de otra manera. Los ejércitos se han transformado en cuadros administrativos del ejecutivo, siendo la totalidad del sistema educativo influenciado por su instrucción. La justicia castrense es dinosáurica, como en el pasado, pero ahora interfiere en la jurisdicción civil estando los valores del mundo prusiano en boga. No existe la necesidad de una persecución grosera de los disidentes, por lo que su aplastamiento se realiza por otros métodos lo cual no quiere decir que no se emplee la coerción porque en el caso venezolano se aplicó controladamente a través del carisma de un líder y la bonanza financiera derivada de la renta petrolera pero hoy son las bayonetas quienes determinan la disciplina de la gente.

LA RELIGIOSIDAD CHAVISTA

La gestión actual utilizó el fervor religioso de los sectores populares. La fallecida antropóloga Michelle Asencio analizó este punto en un libro intitulado De que vuelan vuelan, donde explica con pruebas la orientación venezolanista a creer mucho y a ejercer el culto privadamente. No hay rigidez en su postura porque hay bastante sincretismo religioso dado que los conquistadores hispánicos venían con creencias mezcladas del catolicismo con el islam debido a que Andalucía había sido ocupada por más de ocho siglos por los omeyas musulmanes. De la misma manera esta autora señala la existencia de dos catolicismos, uno oficial y otro popular. El primero se corresponde con la jerarquía eclesiástica y el orden del Vaticano; el segundo es la combinación de creencias paganas y africanas con los principios católicos. José Gregorio Hernández está seguido como referencia por el pueblo en este contexto.

El catolicismo popular fue manipulado por el chavismo como factor de unificación de fe religiosa y sus iniciativas apuntaron a conquistar al imaginario del pueblo con miras a su dominio. Prescindieron del Alto Clero como factor de poder porque lo concentraron en la fuerza armada y se dio el lujo, en momentos de apogeo, de vapulear a los obispos venezolanos.    

VISIÒN ESTÀTICA DE LA HISTORIA

Las tesis chavistas sobre nuestra historia son una curiosa mezcla de dos escuelas historiográficas cuya síntesis es profundamente reaccionaria. La escuela romántica ve a Venezuela como un compendio de heroísmo que dio origen a la nación. Es una óptica épica donde el eje de nuestro devenir radica en personajes supra humanos a los cuales les debemos la independencia y la presunta igualación por la guerra federal. Aprecia a Simón Bolívar como una deidad situado por encima del bien y del mal.

Eduardo Blanco con su Venezuela Heroica y Juan Vicente González así como posteriormente Gabriel García Márquez en El General en su laberinto, son efluvios conservadores en la interpretación histórica. La escuela marxista pretende comprender al proceso de independencia como una revolución social y a la federación como una reivindicación de un proceso igualitario complementando a la secesión de España. A Bolívar se le valora como un revolucionario y no como un mantuano y a Ezequiel Zamora como un socialista, más allá de su condición de comerciante y esclavista. J. R. Núñez Tenorio creó la imagen de Simón Bolívar como revolucionario social en una publicación intitulada Reencarnar el espíritu de Bolívar: Bolívar en la guerra revolucionaria y Federico Brito Figueroa la del general del pueblo soberano con su obra Tiempo de Ezequiel Zamora. La combinación de ambas escuelas produce una idea rígida de la fase iniciática de la nación venezolana, del militarismo como instrumento político en el país, de enlazar las insurrecciones de los esclavos africanos como la de José Leonardo Chirinos y la del zambo Andresote con la de Picornell, Gual y José María España, la resistencia de Guaicaipuro y el proceso de independencia, en una secuencia lógica cuando es demasiado abigarrado presentarlas como una sola por la diversidad y lo heterogéneo entre ellas.

El culto a Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora, lo recoge Hugo Chávez como el árbol de las tres raíces en su publicación denominada El Libro Azul, donde comete la impostura de asirlos sin ilación seria. Presuntamente es la esencia ideológica del bolivarianismo. Estas orientaciones coinciden plenamente con la opinión oficial de los regímenes de Cipriano Castro, Juan Vicente Gómez, Guzmán Blanco, López Contreras y Pérez Jiménez, solo que en los últimos se sacraliza en el concepto de patria y no de revolución social como fementidamente ha pretendido la izquierda marxista tradicional. La idea central es la identificación de Simón Bolívar con Hugo Chávez, uno consiguió la independencia y el otro la concluyó, a decir de esta versión sesgada de Venezuela. Asimismo, la asociación de este proceso populista con la independencia, las ideas de Colombia y la unidad latinoamericana desde el Congreso Anfictiónico, siempre en el pasado para encubrir la falta de proyección futuristas de quienes gobiernan a Venezuela. 

UNA APROXIMACIÒN A LA DEFINICIÒN IDEOLÒGICA DEL CHAVISMO

El chavismo fusiona todas estas expresiones totalitarias en un contexto de unidad cívico-militar bolivariana. Es la simbiosis de las teorías nacionalistas con el despotismo castrense, el populismo latinoamericano, el marxismo leninismo, el castrismo entrelazado con José Martí, el guevarismo con el concepto de América y una visión ultramontana de la historia nacional basada en el culto acrítico y cuasi religioso de Simón Bolívar.

Es interesante recordar las simpatías del militar venezolano de Sabaneta. Citaba con frecuencia a Juan Domingo Perón como significante del latinoamericano, seguía a pie juntillas a los “carapintadas”, los coroneles argentinos Alí Sineidin y Aldo Rico, y su ideólogo favorito era Norberto Ceresole, un viejo estalinista devenido en neofascista. Y su idolatría era para Fidel Castro, Muammar Gadafi, Robert Mugabe, Lukashenko y Amadinejab, determinando su admiración por el autoritarismo.

Las anteriores premisas explican la verdadera ideología de esta experiencia militarista venezolana. Es una concepción corporativista militar, donde el principal factor de poder son los administradores de la violencia del Estado y de allí la naturaleza ubicua del componente armado en la dirección del mismo. Nunca antes los uniformados tenían una presencia tan acentuada en el desempeño gubernamental como en el presente. Dominan el acceso a las divisas, los alimentos, las armas, las finanzas, la economía, la educación y en general, un militar aparecerá en cualquier cargo de relevancia dentro del aparato de dominación. Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez, en sus respectivos gobiernos castrenses, se esmeraron en la búsqueda de civiles brillantes para romper el estigma militarista. Ahora no es así por la postura autoritaria dominante.

El Estado comunal es otra expresión de corporativismo porque las comunas y los consejos comunales son entidades controladas financiera y funcionalmente desde Miraflores conformando una unidad gobierno, aparato estatal y partido, desde el cual se somete a la sociedad venezolana. Son organismos reproducciones, mutatis mutandi, de los Comités de Defensa de la Revolución de Cuba. Lo anterior se edulcora con teorías marxistas adjetivas, la admiración por el Che Guevara de una manera incondicional y obviamente por Fidel Castro, sobre todo por el arcano que le ha permitido perpetuarse en el poder a través de su liderazgo y el de su hermano luego de su enfermedad y posterior fallecimiento. La magia de la dominación en el territorio caribeño impresionó desde siempre a Hugo Chávez.

CONCLUSIONES

El bolivarianismo condensa un modelo estatista y disciplinario en lo político; capitalismo de Estado en lo económico; pensamiento único en lo ideológico con la mixtura ensambladora de posturas disímiles, es decir, una visión abigarrada de la realidad; la cultura popular, el folklore y la artesanía como palancas de su concepción estética; una versión severa de la historia para justificar y encubrir un proyecto inviable; una organización político-social expresada en el corporativismo militar; una expresión delictiva controlada por el Estado; una corrupción estructural y permitida; y un manejo del aparato de dominación verticalmente. A pesar del pastiche ideológico si pudiésemos reducir la sustancia del chavismo a la Venezuela contemporánea, lo haríamos con la referencia de la defenestración de un heredero del Benemérito. Chávez alcanzó a amalgamar todas estas tesis para darle barniz de transformación a su proyecto y fusionó a dos fuerzas actuante en Venezuela en el año 1945. Se trata de una organización socialdemócrata y populista, Acción Democrática, aliada a unos militares formados en la tradición gomecista. Es la reunión del populismo con el fascismo, quienes coaligados derrocaron al gobierno de Isaías Medina Angarita, postgomecista empeñado en la modernización de Venezuela cubierto del manto andino conservador. Y a fin de cuentas esa asociación terminó con el derrocamiento militar del narrador Rómulo Gallegos en 1948 y los uniformados monopolizaron el poder separando a sus socios civiles del pucht del 45.

El chavismo comprende elementos de ambas formaciones. Por una vertiente, su modus operandi es netamente populista y clientelar como el otrora partido del pueblo. Por la otra, es militarista a ultranza como todas las organizaciones autoritarias. Tenía muchísima razón Domingo Alberto Rangel cuando definió a Chávez como un “adeco con charreteras”.


1 comentario:

  1. Los actores políticos hacen sus análisis histórico-sociales y se comportan de acuerdo, claro estando en primer lugar su origen social individual. Ahora en Venezuela hay un actor que no muestras y es el factor externo. las omni-presentes compañías petroleras en Venezuela.

    Gómez llega al poder y se mantiene en el poder en base a un acuerdo con las petroleras dominantes del momento Shell y Satandard OIl. En los análisis sociales de los poliicos venezolanos, primero están los de los think tank de las petroleras y luego las adaptaciones de los favorecidos con el apoyo corporativo.

    Si ves la constitución chavista tiene el presidencialismo, el predominio militar por el ejecutivo, la dislocación de los poderes a favor del ejecutivo, y en el desempeño tienes el gerrymandering.

    En tanto que el venezolano queda excluido de la actividad productiva, como en efecto quedó, no tiene poder económico y es solamente representado en falsas expresiones, comunas que no funcionan cooperativas que fracasan.

    Tienes razón el chavismo es una vuelta a las dictaduras militares que han servido largos períodos a los intereses de ciertas corporaciones que hacen de América Latina su dominio.

    ResponderEliminar

Nos interesa el debate, la confrontación de ideas y el disenso. Pero si tu comentario es sólo para descalificaciones sin argumentos, o mentiras falaces, no será publicado. Hay muchos sitios del gobierno venezolano donde gustosa y rápidamente publican ese tipo de comunicaciones.

Ser gobernado es...

Charla: El Anarquismo en América Latina

Seguidores

Etiquetas

@kRata (comic) `Sabino Romero 10deLuluncoto 18 años El Libertario 1º de Mayo 27 de febrero 4 de febrero Aana Wainjirawa abajo los muros de las prisiones Abdicación del rey de España abolicionismo Aborto abstencion Abstención abstención electoral abuso militar en Venezuela abuso policial abuso sexual niños Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat acampada Acampadas acción directa anarquista Acción Directa Autogestiva Accion directa no violenta Acción Ecológica Acción Libertaria actividades activismo actualidad del anarquismo Acuerdo Venezuela China adecos chavistas agresiones en Venezuela agresiones a sindicalistas en Venezuela agroecología Agustín García Calvo Alan Furth Alan Moore Albert Camus Alberto Acosta Alcedo Mora Alejandro Álvarez Alentuy Alexander Luzardo Alfonso "el Set@" Alfredo Bonanno Alfredo Vallota Alí Moshiri Alí Primera Alí Rodríguez Araque alternativa Alternativa Antimilitarista Alto costo de la vida Alvaro García Linera Amador Fernández-Savater América Latina Américo Alejandro Balbuena Aministía Internacional Amnistía Internacional Amnistía Internacional Venezuela Amor amor libre Amor y Rabia análisis análisis anarquista sobre Venezuela análisis asamblea nacional análisis conflicto con Colombia análisis de izquierda Venezuela análisis de la revolución bolivariana análisis económico análisis reformas en Cuba análisis sobre Venezuela anarchico anarchism anarchism kurdistan anarchism venezuela anarcofeminismo anarcopunk venezuela anarquismo a la venezolana anarquismo básico anarquismo caracas Anarquismo en América Latina anarquismo en Argentina anarquismo en barquisimeto anarquismo en Francia Anarquismo en México anarquismo en Perú anarquismo en rusia anarquismo en Uruguay Anarquismo en Venezuela Anarquismo es movimiento anarquismo hoy anarquismo ilegalista Anarquismo social anarquismo suiza anarquismo venezuela anarquismo vs. Estado anarquismo y cárceles anarquismo y comunicación anarquismo y derecho anarquismo y ecología anarquismo y educación anarquismo y literatura anarquismo y luchas sociales anarquismo y marxismo anarquismo y nacionalismo anarquismo y planificación urbana Anarquismo y política Anarquismo y Postestructuralismo anarquismo y religión anarquismo y violencia anarquismo zulia anarquistas anarquistas caracas Anarquistas contra el muro anarquistas de Alemania anarquistas de Brasil anarquistas de Chile anarquistas de Cuba anarquistas de México Anarquistas de Temuco anarquistas de Turquía anarquistas en Bolivia anarquistas en Colombia anarquistas en Costa Rica anarquistas en Cuba anarquistas en El Salvador anarquistas en Paraguay anarquistas en Venezuela anarquistas presos anarquistas solidarios con los yukpa anarquistas ucv anarquistas y prisiones Andreas Speck Ángel Cappelletti anonymous venezuela antiimperialismo antimilitarismo antimilitarismo anarquista Antonio Ledezma Antonio Pasquali Antonio Serrano antropología Antulio Rosales Anzoátegui apagones apoyo a El Libertario apoyo internacional al chavismo apoyo internacional al madurismo APPO Archivo Histórico del Anarquismo en Venezuela armamentismo Armando Chaguaceda Armando Guerra Armando Investiga Armando la Resistencia arte callejero arte y anarquismo artistas asesinato de estudiantes asesinatos de manifestantes Asier Guridi Asilo y refugio ataques contra defensores de derechos humanos ataques contra defensores de derechos humanos en Venezuela ataques contra el movimiento anarquista ataques contra el movimiento popular en Venezuela ataques libertad de expresión autodefensa autogestion autogestión Autonomía autonomía de los movimientos sociales autonomía universitaria autoritarismo burocratico en Cuba Barquisimeto Bernhard Heidbreder biblioteca anarquista bicentenario bakunin bicicletas biciescuela urbana bienes comunes brutalidad policial Buenaventura Durruti Buenos Aires calentamiento global Cambiar el mundo sin tomar el poder Cambio Climático cambio social Campaña contra la Criminalización del Anarquismo capitalismo y medio ambiente caracas Carlos Crespo Carlos Crespo Flores Carmen García Guadilla Casa de la Mujer "Juana la Avanzadora" de Maracay Casa de la Mujer Juana la Avanzadora de Maracay Centro de Derechos Humanos UCAB chavismo y religiosidad popular chile ciberactivismo ciclismo urbano ciclo guerrilla urbana ciencia y tecnología en Venezuela Civetchi CNT Coalicion Anarquista y Libertaria de Porto Alegre Coalición Venezolana de Organizaciones LGBTI Colombia comercio de armas comic comics comida vegetariana Comitê Popular da Copa 2014 Comites de Defensa de la Revolución compra de armas concretera caracas concretera de chuao Concretera la carlota conflicto universitario conflicto yukpa consecuencias ambientales explotación petrolera en Venezuela contaminación ambiental contaminación PDVSA Cooperativismo cooptación de movimientos sociales cooptación medios alternativos Venezuela CORPOELEC Correo A coyuntura mexicana 2012 coyuntura venezolana 2010 coyuntura venezolana 2012 coyuntura venezolana 2013 coyuntura venezolana 2014 coyuntura venezolana 2015 coyuntura venezolana 2016 criminalización de la protesta en Colombia criminalización de la protesta en Venezuela Criminalización de los pueblos indígenas crisis agropecuaria en Venezuela crisis económica en Venezuela crisis economica venezuela crítica anarquista al marxismo crítica de izquierda al chavismo críticas de izquierda al madurismo críticas revolucionarias a Rafael Ramírez Cuba Libertaria Cuba Libertaria 22 Daniel Ortega Daniel Pinos deforestación delimitación de tierras indígenas demarcación de territorios indígenas demarcación de tierras en Venezuela deporte y anarquia deporte y capitalismo derecho a la manifestación derecho a la protesta desabastecimiento desaparecidos en Argentina desaparecidos en México desaparecidos en Venezuela desarrollo científico-tecnológico desencanto en el chavismo despidos injustificados detenciones difusión anarquista Douglas Bravo ecologismo ecologismo en Venezuela economía educación en Venezuela Ejército Venezolano Eliseo Reclus Emma Goldman endeudamiento Enfermedad Hugo Chávez equidad de género en Venezuela Erick Benítez Escritos de Domingo Alberto Rangel Espacio Público Estado y corrupción en Venezuela Estado y economía en Venezuela Esteban Emilio Mosonyi ética y práctica médica Europa Eva Golinger Evo Morales extractivismo EZLN falso socialismo Fanzine Exilio Interior FARC fascismo Federación Anarquista Centroamericana y Caribeña Federación Anarquista Centroamericana y del Caribe Federación Anarquista de México Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) Felipe Pérez Martí Feria del libro anarquista Feria del Libro Independiente y Autogestionario Ferrominera Ferrominera Orinoco FIFA Filosofía Filosofía en la Ciudad Francisco Flaco Prada Frente Clasista Argimiro Gabaldón futbol brasil Gadafi Galsic Género Genocidio GLBIT Global Voices globalizacion en Venezuela golpe de Estado en Venezuela Grupo de Estudio y Trabajo Jesús Alberto Márquez Finol Guardia Nacional Bolivariana Guardianas de Chávez Gustavo Godoy Gustavo Rodríguez hacktivismo Heinz Dieterich Henrique Capriles hiperinflación Historia de Venezuela historia del anarquismo homicidios Homofobia Humano Derecho Humberto Decarli Humberto Márquez Humor ilustraciones imágen El Libertario indigenas ecuador indígenas en Argentina indígenas en Bolivia indígenas en Brasil indígenas en México indígenas en Perú indigenas en venezuela indígenas en Venezuela indígenas presos en Venezuela Indígenas Venezuela indìgenas y revolución bolivariana individualismo y anarquismo industria forestal en Chile industria petrolera inflación en Venezuela informática libertaria Informe situación indígenas en Venezuela Inseguridad Ciudadana en Venezuela Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela Irak Iris Varela Isbel Díaz Torres Israel izquierda antiautoritaria en Cuba izquierda antichavista izquierda en Venezuela James C. Scott Javier Gárate John Holloway Jorell Meléndez Jorge Videla jornadas de diversidad sexual Jornadas Magonistas Jose Manuel Delmoral Jose María Korta José María Korta José Quintero Weir José Rafael López Padrino Juan Carlos La Rosa la Justicia y los Derechos Humanos Laura Vicente LEEME CARACAS legado del chavismo Lexys Rendón Ley Antiterrorista Liber Forti Líber Forti liberacion animal liberación animal liberación humana libertad a los presos anarquistas libertad Bernhard Heidbreder libertad de expresión libertad de expresión en Venezuela libertad para detenidos en Lulea los Salarios y los Sindicatos lucha indígena en Colombia lucha indígena en Venezuela lucha revolucionaria lucha socio-ambiental luchas ambientales Venezuela luchas de los pueblos indígenas luchas de los trabajadores luchas de los trabajadores Venezuela luchas de mujeres luchas estudiantiles luchas indígenas en Venezuela luchas obreras luchas populares en Venezuela luciano pitronello Luis Carlos Díaz Luis Fuenmayor Toro Luis Rafael Escobar Ugas Luis Reyes Reyes Madres de Plaza de Mayo Madrid madurismo maestros manifestaciones manifestaciones en Venezuela manipulación mediática manipulación religiosa Manuales Manuel Castells Marc Saint-Upéry Marcela Masperó Marea Socialista María Esperanza Hermida Mario Antonio López mario gonzalez masa crítica Masacre de Cantaura Masacre de El Amparo Masacre de Haximú Masacre de Loma de León Masacre de Monte Oscuro masacre de San Vicente Masacre de Uribana medio ambiente medios comunitarios y alternativos de Venezuela medios de transporte alternativos megaminería Mercosur Mérida Mijaíl Martínez minería mineria en Venezuela minería en Venezuela Misiones Sociales MOC movilizacion en la planta muerte de neonatos en Venezuela mujeres anarquistas Mujeres Libres Mundial de Fútbol 2014 narcotráfico neoliberalismo Nicaragua nicolas maduro Nicolás Maduro Niñas y Adolescentes no a la concretera no a la extradicion de Bernhard Heidbreder no a las corridas de toros Nu-Sol objeción de conciencia Observatorio Venezolano de Conflictividad Social Occupy Wall Street Octavio Alberola organizacion nelson garrido Organización Nelson Garrido Origen de las Fuerzas Armadas en Venezuela Orlando Chirino Pablo Hernández Parra Paquete económico paramilitarismo paro universitario Parque Verde La Carlota patriarcado patriotismo Pedro Pablo Peñaloza Pelao Carvallo pelea de almohadas periódico anarquista Periódico Apoyo Mutuo periodico Bandera Negra periódico CNT Periódico El Amanecer Periódico El Libertario periódicos petróleo venezolano Picnic urbano poder y política en Latinoamérica poder y política en Venezuela poesía libertaria polarización en Venezuela Policía Nacional Bolivariana policías corruptos en Venezuela práctica anarquista prensa anarquista preso anarquista presos anarquistas presos políticos en Venezuela prision venezuela prisiones en venezuela proceso bolivariano producción agrícola protesta creativa protesta pacífica protestas contra el Mundial 2014 protestas en venezuela proyecto de reforma de la Ley de Conscripción y Alistamiento Militar pueblos originarios pugnas internas del chavismo Punk Latinoamericano punk veneziuela Quiteria Franco Rafael Ramírez Rafael Uzcátegui Raisa Urribarri Ramón Álvarez Ramón Carrizales Ramón Rodríguez Chacín Raúl Zibechi rebelion en venezuela recursos Red Latinoamericana Antimilitarista red Observatorio Crítico Red por los Derechos Humanos de Niños Red Protagónica Observatorio Crítico (OC) de la Revolución Cubana Regeneración Radio relaciones Cuba-EE.UU. relaciones de Venezuela con China relaciones de Venezuela con Colombia relaciones de Venezuela con Cuba relaciones de Venezuela con U$A relaciones entre la banca y chávez represión represión antianarquista represión en Colombia Represión en Cuba represion en Venezuela represión en Venezuela represión policial represion policial en Venezuela Repsol YPF resistencia indígena resistencia venezuela revista AL MARGEN revolución bolivariana Revolución ciudadana robert serra Roberto Yépez Rodolfo Montes de Oca Rodolfo Rico Roger Cordero Lara Rubén González Rubèn González Rusia Sacudón salario en venezuela salario mínimo en Venezuela San Cristóbal sanciones sancocho Santiago de Chile secuestro seguridad industrial semana pro presos anarquistas 2014 Servicio Militar Obligatorio sexismo sexualidad libre sicariato Sidor Sierra de Perijá Simón Rodríguez Porras sindicalismo situación agraria latinoamericana situación de la salud situación de los trabajadores en Venezuela situación del periodismo en Venezuela situación del sindicalismo en Argentina situación del sindicalismo en Venezuela situación político-social en Brasil situación político-social en la península ibérica situación político-social mexicana situación venezolana situation in Venezuela 2014 soberanía alimentaria en Venezuela Soberanía energética bolivariana Sociedad Homo et Natura Sociedad Homoetnatura Sofía Comuniello Sofía Esteves software libre solidaridad con Cuba Subcomandante Marcos Taller Libertario Alfredo López Tamoa Calzadilla Tarek William Saab tercerización en Venezuela terrorismo terrorismo cotidiano terrorismo de Estado en Colombia Testimonio represión Testimonios de la revolución cubana Todo por Hacer toma yukpa del TSJ Tomás Ibáñez torturas en Venezuela totalitarismo Trabajadores de la Chrysler trabajadores del Estado trabajadores en Argentina Transexuales Transfobia Transformando información en acción transición transnacionales chinas Transparencia Venezuela Transportes Camila Trasnacionales Tribunal Supremo de Justicia turquia Turquía tweets anarquistas Twitter UBV UCV ULA UNETE UNEY universidad central de venezuela Uribana Uruguay utopía Valles del Tuy Vaticano vegetarianismo Venevisión venezuela Venezuela bolivariana Venezuela protests in February 2014 Víctor Muñoz vidas anarquistas viento sin fronteras vigilia frente al TSJ violaciones a los derechos humanos violencia contra la mujer violencia contra niños Vivienda Vladimir Aguilar Williams Sanguino Wladimir Pérez Yaracuy Yendri Sánchez Zaida García Zapatistas Zara zona temporalmente autónoma Zulia